¿Qué es el glaucoma?

 

Glaucoma

Es una enfermedad del ojo que se caracteriza por un aumento de la presión dentro del globo ocular. El ojo produce continuamente una pequeña cantidad de líquido (humor acuoso) que circula en la cámara anterior del ojo. Si el humor acuoso no se elimina en la misma cantidad en que se produce porque el sistema de drenaje no funcione correctamente, el líquido se acumula en el interior del ojo y provoca el aumento de la presión intraocular. Como consecuencia, se puede dañar el nervio óptico y provocar pérdida de visión. 

 

Causa

No se dispone de una explicación clara de por qué los canales de drenaje del ojo dejan de funcionar correctamente. El glaucoma no es contagioso ni amenaza la vida y rara vez causa ceguera si se detecta a tiempo y se trata correctamente.

En principio, la presión intraocular elevada podría ser la causa principal del daño del nervio óptico, pero es posible que intervengan otros factores, ya que las personas con presión intraocular “normal” también pueden sufrir de pérdida de visión por glaucoma. 

 

Síntomas

El glaucoma suele estar presente en ambos ojos, pero por lo general la presión intraocular se empieza a acumular primero en uno solo. Con frecuencia, la visión lateral se afecta primero, por lo que el cambio de la visión suele ser pequeña y no se nota, hasta que con el  tiempo, la visión central también se empieza a perder.

Aunque lo más frecuente es que no aparezcan síntomas molestos o dolorosos, en algunos casos podemos notar:

  • Visión borrosa
  • Dolor de ojos y de cabeza
  • Náuseas y vómitos
  • Halos de color arco iris alrededor de las luces brillantes
  • Pérdida repentina de la visión 

 

Factores de riesgo

Las personas con mayor riesgo de desarrollar glaucoma son:

  • Mayores de 60 años
  • Parientes de personas con glaucoma
  • Personas con ascendencia africana
  • Diabéticos
  • Personas que usan esteroides de manera prolongada
  • Personas con presión intraocular elevada (hipertensos oculares)
  • Miopes

 

Prevención

A partir de los 40 años de edad se recomienda realizar exámenes para descartar el glaucoma y posteriormente cada dos o cuatro años. Si se tiene un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad, se debe realizar el examen cada uno o dos años a partir de los 35 años.

Por lo general, el glaucoma se puede controlar con medicamentos o cirugía.

 

Fuente: http://blog.cofm.es